Seleccionar página

cerrajerodonostia.org expertos en cerrajería

La emergencia es caracterizada por su llegada improvista, una situación de aprietos surge sin que nos imaginemos siquiera su origen. Dichos eventos deben ser atendidos con rapidez porque la mayoría de las veces ponen en riesgo nuestra salud, o la de alguien más que ha perdido o no tiene las condiciones físicas o mentales de resolverlas.

Puede que muchas veces no seamos expertos en el área de la salud, pero por ejemplo, si alguien sufre un atasco de garganta con un pedazo de carne durante el almuerzo familiar, la maniobra de Heimlich estará en los conocimientos de alguno para salvar el día, y es que al menos todos deberíamos tener nociones básicas en primeros auxilios.

También existe el caso en el que te levantas a las tres de la madrugada por el olor a gas que inunda tu casa o apartamento, tu primer instinto es encender  la luz para despertar a los otros que viven contigo, si vives solo, prendes la bombilla para calmar el pánico.

Pero eso es un error, cuando se enciende una bombilla esta puede generar un pequeño chispazo que sería letal en combinación con el gas; la solución a esto es colocarte a gachas y así recorrer el camino hasta la salida sin accionar ningún interruptor.

Ahora bien, imaginemos que has llegado a la puerta de salida y esta está atascada, y por más que tires de la cerradura, no abre. Te aconsejamos que en situaciones como esas respires profundo y calmes los latidos acelerados del corazón, esto te ayudara a recordar las palabras que te encuentras leyendo para tales imprevistos.

Si introdujiste la llave en la cerradura y esta se quedó atorada dentro de modo que no te deja salir, no te alteres, con unos simples golpes ejercidos sobre la puerta hará que los pines dentro del sistema se destraben y así la llave puede girar como de costumbre dentro del tambor.

Esta técnica solo sirve para las cerraduras de tambor. También puedes aplicar un poco de aceite 3 en 1 en ella, ya que podría estar un poco oxidada en el interior impidiendo su apertura.

Puede que los nervios adicionen un poco de tozudez en las decisiones a tomar, no lo digo por mal a mi me ha pasado, entonces aunque la cerradura haya funcionado como de costumbre la puerta sigue sin abrir, en este caso detente a revisar el encaje de la puerta en el marco, no sucede siempre.

Pero como la tierra está en constante movimiento, puede que sus placas tectónicas hayan hecho mella en el cuadre de la puerta; para esto te recomendamos levantar un poco la puerta agarrando la cerradura para que (si el marco se ha desfigurado hacia abajo) calce y abra.

Dichos inconvenientes con la puerta también suelen ser el resultado de portazos constantes, es hora de comenzar a ser más amables con ella.

Debes revisar las bisagras, si tienes niños, puede que al jugar hayan dejado un poco de plastilina o algún objeto pequeño en esas ranuras, lo que impide el movimiento giratorio.

Por último si alguien se ha quedado atorado en una habitación con el seguro de la puerta pasado, y es persona ha sufrido una lesión grave por caída o de inconsciencia.

Busca un cuchillo de hoja fina, un clip o una tarjeta de plástico firme. Primero intenta descorrer el seguro metiendo la tarjeta entre el pestillo, si no funciona; toma el cuchillo o alarga el clip como un gancho e introdúcelo en la ranura de la cerradura y muévelo hasta que toque el fondo.

Estas técnicas requieren de práctica y paciencia, por ello mantén en orden las llaves de todas las cerraduras, para casos de emergencia.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!